Diseño webMarketing online

Páginas web baratas no es sinónimo de mala calidad

páginas web baratas

Hace años me inculcaron que las páginas web baratas son de mala calidad y que la página tiene que costar algo más de 500 euros. A día de hoy esto es erróneo. Gracias al desarrollo de las diferentes plataformas esto es posible. Así que di adiós a tu prejuicio de que las páginas web baratas son feas, estáticas y que no ofrecen gran funcionalidad. ¡Yo ya lo hice!

Con este artículo no trato de convencerte de que pienses lo mismo que yo, pero sí a que tengas en cuenta que cuando vayas a contratar o hacer tu propia página de empresa, de marca personal o de tu afición personal sepas lo que tienes que tener en cuenta.

Lo primero de todo debes tener muy claro a quién te diriges, quién es tu público, quién va a leerte. El segundo paso es qué vas a escribir, cuáles van a ser los temas que vas abordar, lo que en periodismo se llaman secciones y lo que en páginas web se denominan categorías.

Imagina tu página web

Ahora imagina que eres tú el que navega por la web, ¿no te gustaría una web que primero cargara rápido, que fuera fácil de encontrar lo que buscas? Pues precisamente esto es algo que tienes que tener en cuenta. Aquí te dejo una pequeña lista en lo que te tienes que fijar:

  • Velocidad de carga. Esto es que la web tarde en verse en tu navegador entre 3 y 6 segundos. Si tarda más el usuario suele irse a otra web.
  • Navegación sencilla. En un simple vistazo el usuario tiene que saber dónde están las cosas. Es decir que el menú sea muy claro.
  • No a las webs recargadas. Es mucho más fácil visualmente una página sencilla y no atosigar al usuario con un montón de imágenes textos, etc.
  • Echa un ojo a la competencia. Mira ver qué está haciendo otras personas que tratan el tema que quieres abordar. Puede inspirarte en cómo lo quieres llevar a cabo y aportar algo nuevo.

Pensando en el diseño de mi web

Llegados a este punto seguro que ya estás pensando en el diseño de tu página web. Es el momento de mirar la cartera. Seguro que estás pensando que ese tipo de web debe costar una pasta. Mínimo 300 euros. Mi respuesta es depende puede que incluso más.

Se han dado casos de páginas que cuestan más de 1.000 euros. Pero claro, estamos hablando de tiendas online que llevan mucho más trabajo que una página de marca personal, blog o de empresa.

Cuando hablamos de compras online por detrás hay un enorme trabajo detrás en el que no solo hay que elaborar un diseño, también hay que configurar las formas de pago (pasarelas de pago). Es decir, si vas a permitir a los compradores pagar con transacción bancaria, tarjeta de crédito, Paypal o contra reembolso.

Así que ya puedes respirar tranquilo que no te va a suponer tanto coste tu página web. También puedes ir a plataformas gratuitas que se ofrecen en Internet. Pero aquí pierdes el control de tu contenido y además te va a parecer publicidad de otros que ni si quiera tiene que ver con tu temática. Es una buena forma de empezar a conocer cómo funciona una página web, pero no es el adecuado si quieres dar una imagen profesional.

¿Cómo es posible hacer páginas web baratas?

Ya tenemos claro que va a haber un coste económico. Si quieres un diseño desde cero totalmente personalizado, el diseñador web va a tener una tarifa bastante alta. Es aquí donde entran servicios que ofrecen páginas web con un precio más asequible. Esto es debido a que han automatizado sus procesos. Disponen de unos modelos de diseño limitados, pero te permiten tener en marcha tu web en mucho menos tiempo y por menos dinero. En muchos de estos casos no llega a los 300 euros. ¿Suena bien verdad?

El precio final depende ya de si va a tener varias secciones. ¿Recuerdas que en periodismo te conté que así se llaman a los diferentes temas: Nacional, Deporte, Economía? Bien este término también se utiliza en páginas web, pero aquí se refiere más a partes del menú. Es decir, las secciones en el caso de las webs son: Inicio o home, Quiénes somos, Blog, Contacto…

Hay quien prefiere que la web sea con un diseño de una sola página. Esto ya es cuestión de gustos. Pero ten en cuenta que es importante que el usuario no haga demasiado scroll, es decir no tenga que desplazarse con la barra lateral.

Además del precio, es importante qué otras prestaciones nos pueda dar el servicio de páginas web. Por ejemplo que incluya un maquetador visual porque te facilitará el trabajo a la hora de gestionar uno mismo el sitio web. Si se trabaja con WordPress es interesante que dejen los plugins necesarios ya configurados. De este modo, tendrás una página web atractiva, totalmente funcional ¡Y todo esto por menos de 300 euros o incluso menos!

Y no, ¡no necesitas saber diseño web para poder tener tu propia web y publicar en ella! ¿A que es genial?

Verónica Ruiz
Sígueme en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.